19/2/17

18 de febrero, poemas nuevos, toma de agua





He abierto un pez.
Se le sale la luz,
la misma luz
que al álamo abierto
en la respiración
branquial
del ángel.
Me lo he comido.

Pero es como escarbar
en la tierra
para ver el cielo.

(Pesca en Valterra)















Viendo quemarse
esta poda de olivo
sobre la nieve,
sin prisa
como un árbol
de esta tierra,
y mis músculos
como otras ramas
mas secas.

Siguiendo esta línea
que me sigue
escribo
hasta que se unen
cielo y tierra.

Montañas
no os debo ningún poema.
Me habéis hecho ligero
y me he abierto
como una sima
para rezumar la vida.

(Abertura)






Ese negro o casi negro
deja un ojo abierto en el cuadro
por el que ve el ángel.
-Ahora os veis como sois-
Tu, en esa luz negra
una llama azul, como
de algodón bañado en alcohol
ardiendo en una nieve lejana.
El ojo es un hombre
que está desnudo,
detrás un mar verde.
No podrías descolgar eso.
Está así pintado
para que pese como el mundo,
y no puedas con ello.
Algo se hincha de ser
un poco más de lo que se puede.
Cuando se consuma
el alcohol del algodón
y muera la llama azul.


(Un cuadro de Sebastian Stein)








Quiero ir
a ese lugar
y ver amanecer.
Quemar los ojos
en la nieve.
El invierno
se ha ido,
si vuelve
es para no olvidarnos
y preguntar
por última vez
los nombres, o el miedo
que da la luz
a la muerte.
Esa es la alegría
del niño en la nieve.
Cuaja al fin, y
la luz entra en el mundo.

(Día de san Antón)








Mirilla para leer el poema. Es un ojo que ve por otro ojo. El ojo por ojo del puto poema al decir llanura para la expiación, el regocijo y la alegría al subir por mi mismo para ver como has crecido por no dormir. Hay un tu bastardo en mi, melancolía de hierba a la que entierro en arena y tierra. -Ya saldrá- La niebla ha rodeado la casa, el barro al chopo. Montículos de arena de los que sale mala hierba. Estela de la muerte en la charca quieta. Orcaperros llaman al lugar. Como en un cuadro de Paul Bachman no hace falta que oses si sabes donde estás. Ay¡¡  poema, para gustar a los otros poemilla. Los lugares que une o separa a esta raya el porque. Al solar antiguo le faltan los chopos azules. A este lado de la línea recta el vientre oscuro de una mujer operada. Poema vacío.Vives más en él que en ti, a cuyas flores ayuda la mierda. La retama es así de fosca y transparente. Sobre la palabra en una sombra de almendro negro puede haber otra. La luz envuelve cada cosa, y las hace arder por separado.

(Orcaperros)






Pájaro en el pozo.
¿Muerto?
El silencio
lo guarda todo.
A ti
en una oscuridad blanca.
Teniendo la ensoñación
da pereza soñar.
No cuesta trabajo dormirse,
y ya que se ha dormido…

No me gusta
subir tan arriba,
cansarme que
de algo tan ordenado
pueda salir
un grito.
Oírme sólo a mi.
Me habla otro
que habla sólo.
Cualquier oración
allí,
sólo sirve
para agrandar
más el mundo.

(Excursión)







  

Absorción del mal
en tus palabras.
Lo ácido del poema es eso,
que no hay
donde se queme
más allá del otro.
Rachas de aire,
sobre la hierba brochazos de sol
si se vieran.
Las matas o matitas de eulalias
es posible que se acostumbren
a ser lo que son aquí,
absorben la ira,
y durante el mal tiempo
que troncha y sacude los árboles,
tira los muros
a ellas les va bien,
y eso es bueno,
lo mas bueno que hay en el mundo.
no oye, ni ve,
pasa como al final de cada sueño
un niño tirando
de las algas negras de tu miedo.
Es lo mejor que hay en el mundo.
Son muy buenos el niño
y el mal tiempo.
Hablan de cómo irse.
La serenidad del ulano,
con sus pies grandes para la nieve,
sus palabras para la guerra,
duerme en la nieve
arropado por nieve,
un manto de negra consolación.
Ese calor lo da el frío.
De esa manera no entra tanto vicio.


(Eulalias)