3/5/18

Mayo 2018, nuevos poemas


Piedad
por lo absoluto.
Hierba
a la que no oigo
desde hace años.
Las cosas feas
están alrededor.
La ciudad nunca
va a tener nombre.
El poema se deslía
en tu boca.
Un ojo azul
muy grande
tiene el sol.
Estás muerto
si te ve.
La vértebras son infinitas.
Sonne über
den Hügel.

He amontonado salinas negras
allí arriba.
Soy el último en pasar,

-le dije-, j´aime la natación.
Camino por el agua.



(Sonne)











Aguas rápidas hacia los ojos. Cualquier secreto es un poema breve recién salido al mundo. Después regresa a la luz, a lo indecible de lo que se alimenta y revientan las yemas o las palabras alrededor de la muerte.



(Secreto)












Este es el tiempo
del cangrejo
absoluto
que guarda al sol negro.
He olvidado
el nombre
de estos ríos
y montañas
para volar
atado
a un hueso
desde el canchal
del Turmal.



(Anhelar)








Jaraíz, 2 de mayo de 2018



Anhelo,
an-
helar.
Nadie entra en el sol
por detrás.
Su lado oscuro
en el cuadro
de Bertold Amsel
y todo su amanecer
vacío.

La noche
es un
mejillón cerrado.

En el venero
del sol
escucho
el hueso azul
del amanecer.



(Jaraíz, 2 de mayo de 2018)








Leí su poema vigesimocuarto a las aguas insalubres en honor a la podrida ciudad del Noroeste. Sed mulier cupido quod dicit amanti, / in vento et rápida scribere oportet aqua. Él, que no amaba a nadie y comía palabras alemanas, Kompass de la muerte. El canal de la vida seco y los álamos verdes con una llama en la punta de noche. Eso veo desde aquí. “Y ahora danos una muerte honorable, vieja madre prostituida, musa” [j.a.v.]



(Musa)









No hay
dos caligrafías
iguales.
Hilé la nada,
toda la nada
a este ovillo negro.
Cuando no vea,
nada vea,
sólo mi oscuridad,
la mía
la de dentro

ahí
la flor azul del mar.

Lo he escrito.



(A otro)








Inflaba los globos de la muerte con su aire negro, pinchar eso no era… e iban perdiendo el amor, el aire azul de lo que se invierte, se iban  hacia el sol como los muertos, o hacia un agujero en el cielo. Los Fuβfelsseln con menos potencia que el negro de donde sale un canto solar serró la noche en dos. El amanecer me borra. Una culebra rota no avanza. La palabra también se rompe como la culebra, pour l´iniquité, y repta hacia ti, y mira la montaña desde abajo y ese ojo azul en el cielo que me mira, l´iniquité. Piso el cangrejo y cruje el sol dentro. La semilla cae en el mar que lo olvida todo. Se lucha con ángeles que no se ven y no hablan. Pon la cámara fija en las flores que se pudren, al poème en la bondad. Los pájaros al mediodía son manchas azules en la tierra. Nadas a crol contra el tiempo. Nadar es volar. La tierra negra liberada, los caminos de Erlenholz liberados, el lugar del juez liberado, las playas de las grajillas liberadas. Un pájaro negro estalla o en mis ojos se pudre. La muerte bota como un sol. Es el ozono negro de la niñez en los álamos de cristal que se rompen. Limpio mi columna, los huesos, cada vértebra. Tengo la fuerza de la flor que rompe la tierra. Aquella es la estrella de la muerte. Estalla en el aire el ángel al final de su vida. Amaremos a otras personas.



El ojo puro se seca.



(Pureza)



















Para una
vida larga
que ve
todos los días lo mismo
estos ciervos
son la muerte.

Todo [se] cae.

Por el álamo
descortezado
me caigo.
El disparo
al sol se pierde.
Las flores salen solas.
La mort,
enfant de faim.

El sol se rompe
y deja caer una casa negra.

El vapor asciende
a ti,
al almacén de estrellas.



(Barrago)

No hay comentarios:

Publicar un comentario